Cómo proteger la salud de nuestr@s adolescentes.

run-1321278_1280Decir que una de las primeras causas de muerte entre los jóvenes es el suicidio, puede causarnos asombro. Existe mucho ocultismo en este tipo de muerte. Pero es un asunto de salud pública que interesa visibilizar.

Revisando los datos, me llaman la atención dos cosas:

-Una, que según el Instituto Nacional de Estadística, el 44% de muertes en jóvenes entre 15 y 19 años en España (año 2016),  fueron fallecimientos por causas externas. Esto significa que no fueron causadas directamente por enfermedades o tumores.

-Y dos, que la mayoría de estos fallecimientos se debieron a los accidentes de tráfico (69) y a los suicidios (58). Exactamente, fueron 127 muertes por estas dos causas de un total de 173 por causas externas.

El hecho de que nuestr@s jóvenes se impliquen en conductas de riesgo para su salud tiene múltiples causas. No las abarcamos todas, pero hay algunas sobre las que podemos influir, como adultos-modelos-o-referentes-de-la-juventud que somos.

young-people-412041_1280

La adolescencia es una etapa de cambios y de reacciones intensas y bruscas, que tiene que ver mucho con el crecimiento físico y la madurez mental. Requiere, sin duda, un esfuerzo extra de paciencia y comprensión por nuestra parte.

Existe unanimidad en señalar varios factores que protegen de una posible conducta suicida y que, en gran medida, son factores que protegen la salud en su concepto más amplio. 

Están dentro de nuestro marco de influencia. Hoy mismo podemos empezar a trabajarlos. Si no sabemos cómo, siempre podemos pedir ayuda.

5 FACTORES PROTECTORES DE LA SALUD

1. Tener adquiridas las habilidades adecuadas para la resolución de conflictos.

nature-2604993_1280Una buena capacidad de resolución de conflictos protege la salud. Esto significa que son capaces de ver los problemas y afrontarlos de forma eficaz, valorando alternativas y resolviéndolos de forma no violenta.

Aquí también podemos incluir la habilidad de pedir ayuda. Si los recursos personales no son suficientes, es una opción muy deseable. Cuando pedimos ayuda estamos reconociendo nuestros límites y, aun así, intentamos encontrar soluciones. Es una habilidad a fomentar entre nuestros jóvenes. 

2. Sentirse vinculado afectivamente a otras personas.

El hecho de sentirse próximo a la familia o a las amistades es un factor de protección de la salud. L@s jóvenes recurrirán a esas personas cuando sufran una situación difícil, y es más probable que puedan solucionarla o relativizarla. El apoyo social evita el aislamiento, que es un factor de riesgo.

hearts-2789715_1280Una comunicación familiar fluida es protectora de la salud, siempre.

Si valoramos que nuestras conversaciones con l@s jóvenes son demasiado crispadas o superficiales, nos interesa explorar nuevos recursos personales para mejorar esas habilidades comunicativas.

Pregúntate si realmente tu hij@/alumn@ tiene ocasión de hablarte de “sus cosas”, si realmente escuchas cuando está contándote algo significativo. O simplemente te dedicas a dar consejos y restarle validez e importancia a lo que dice y cómo lo dice.

3. Tener difícil el acceso a métodos habituales de suicidio. 

Hay leyes que regulan el acceso a armas de fuego, a los medicamentos o a los pesticidas, por citar tres posibles medios letales. En los hogares, evitaremos el fácil acceso a este tipo de instrumentos.

girl-226204_1280

 La primera acción es: hablar de ello.

“Ojalá estuviera muerto”, “Solo quiero desaparecer”, “Estaríais mejor sin mí”… Cualquier verbalización sobre hacerse daño debe tener respuesta por parte de los adultos. No se trata de hacer un interrogatorio exhaustivo. Se trata de indagar sobre las causas que le hacen pensar y sentirse. Hay que dedicarle tiempo. La actitud de escucha activa y de reconocimiento debe mantenerse a lo largo de nuestra relación. La empatía suele ser una buena herramienta

4. Tener creencias culturales o religiosas que apoyan el cuidado de uno mismo (autopreservación).

Evitaremos la censura. Hay que dialogar y comunicarse. También cuando haya circunstancias que puedan hacerlos más vulnerables. 

Algunas de esas circunstancias son: vivir en ambiente familiar violento, sufrir enfermedades de larga duración, sentirse confundid@ con la propia orientación sexual, o sufrir acoso escolar. No olvidemos que hay que visibilizar las diferentes realidades para intervenir y prevenir.

5. Tener fácil acceso a los recursos profesionales necesarios y obtener una atención eficaz.

soccer-1401929_1280El apoyo profesional es importante. Los adultos somos modelos a seguir. Si nos negamos a nosotros mismos la ayuda, no esperemos que nuestros jóvenes la acepten como algo normal.

Como adultos-modelos-de-nuestros-hijos-alumnos-o-jóvenes, interesa que nos familiarizamos con los recursos y los empleemos adecuadamente. De esta forma, cuando planteemos lo apropiado de ir a una consulta médica, psicológica, educativa, o de cualquier otra índole, no supondrá ningún complejo para nuestros jóvenes. Será lo habitual.

Es fundamental que perciban que cuentan con una red de profesionales, cercana y con credibilidad. La adolescencia es una etapa en la que se cuestiona el saber de los padres o familiares. Interesa que contemplen como válidos los recursos más técnicos y objetivos.

En calidad de padres, familiares o profesionales, los adultos podemos potenciar que los jóvenes se sientan valorados y apoyados, con el ánimo suficiente para seguir luchando por esto que es la vida, a pesar de los inconvenientes y los desafíos que le vayan surgiendo. 

Anuncios

4 comentarios sobre “Cómo proteger la salud de nuestr@s adolescentes.

  1. Los datos impresionan… !!!! A la salud mental no se le da la importancia que realmente tiene, de la física, importante también desde luego, se hacen campañas para enseñar y concienciar, desde atención primaria enseguida te dice el pediatra “este niño tiene sobrepeso” o viceversa y te dan pautas de alimentación o tipos de ejercicios a desempeñar… en cambio la salud mental se pasa muy por alto, con lista de espera larguísimas y seguimiento o control cada 6 meses mínimo… pero si la menta y el estado de ánimo está fuerte se puede con todo 💪😊

    Me gusta

  2. Pues si que impresionan los datos!!!! Yo tengo dos adolescentes en casa y a veces se hace muy dificil de soportar. En mi caso, intento acordarme de como me sentia yo e intentar comprender lo que les pasa y otras veces simplemente estar ahi, escuchando y dando cariño
    Gracias Vivi.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s